JETLAG, ese molesto compañero de viaje



Aun recuerdo las semanas que pasamos sin dormir por la noches y dormidos por el dia (con el inconveniente que tenia que trabajar, asi que imaginense jeje), despues de nuestro ultimo viaje a Puerto Rico. Nuestro cuerpo se acostumbro a vivir con seis horas de diferencia de menos y eso nos mato. Noches interminables, largisimas, dias interminables y tambien largisimos. Al fin, despues de pasar semanas con el cuerpo maltrecho que aunque sabio tambien es muy delicado, se fue habituando al ritmo de Madrid, finalmente pudimos volver a descansar gracias a dios. ¿Por que nos paso eso?, ¿cual fue su causa?, como todo en la vida tiene su explicación y esta es la suya.
El jetlag es una mezcla de cansancio y otras síntomas provocados por un viaje en el que cruza distintas franjas horarias. De hecho tiene otro nombre más científico - "síndrome del cambio de franjas horarias".
Nuestro organismo está programado para vivir el día y la noche. La acción de la luz del sol, sobre todo la melanina, atraviesa los neurotransmisores. Muchos procesos corporales se rigen según este "reloj fisiológico" de 24 horas, según la temperatura, las hormonas, la digestión, la tensión y el estado cerebral.
Este ciclo de actividad cada 24 horas se llama el ritmo circadiano. Si uno viaja a otra franja horaria, se distorsiona el ritmo circadiano lo que puede provocar trastornos físicos agudizados por el propio cansancio que produce un viaje de estas características.
Nuestro ritmo circadiano se confunde menos si viaje hacia el oeste porque un viaje hacía el oeste prolonga la experiencia del reloj corporal y distorsiona menos el ciclo día-noche. Sin embargo, si viajamos hacia el este supone viajar en el sentido opuesto al reloj corporal. Los impactos de jetlag se pueden paliar si encuentra una ruta a su destino hacia el oeste.
Síntomas del jetlag:
Fatiga, cansancio general
Problemas digestivos - vómitos y diarreas
Confusión en el momento de tomar decisiones
Falta de memoria
Irritabilidad
Apatía.

1 comentarios:

Gladys I. Vélez dijo...

Ya veo que mucha gente sufre del jetlag aun sin montarse en un avion. Sobretodo en lo que apatia se refiere... Gracias por ilustrarnos!