La tecnología evoluciona que da gusto pero... ¿y nosotros?